lunes, 29 de octubre de 2012

El Tricolor amargó a su clásico rival


En tiempo recuperado, Maldonado le dio la victoria agónica al conjunto de Argüelles por la mínima diferencia y sigue en la punta del campeonato.  Mon, vio la roja a los 20´ de la primera etapa. Buen arbitraje de González. 

Con la premisa de que los clásicos se ganan o se empatan, salió el Tricolor al campo de juego a enfrentar a su archirrival. Pues, la actualidad de ambos, es totalmente diferente. El local, marcha en la antepenúltima posición y sigue sin poder ganar en el certamen (PJ9-PG0-PE4-PP5) y la visita, se recuperó de la dura derrota ante Porvenir de la fecha pasada.

Con un esquema clásico 1-4-3-1-2, el Tricolor se paró a veinte metros de su portero y así achicar las líneas para reducir el juego ofensivo del rival en un reducto pequeño y de una impresentable superficie.
Pero este esquema, se derrumbó con la segunda amonestación de Mon y la siguiente expulsión del defensor, que obligó a Perger ocupar el sector izquierdo de la defensa y a Niggli, el ala derecha, quedando como líbero Peluzo.

Los presentes, se imaginaron que Social ST iba a salir a buscar un poco más arriba el partido pero nada de eso sucedió. Siguió con sus cuatro hombres en el medio y su línea de 4 volantes, adelantando unos metros a Mole, por el sector derecho.

La más claras de la primera mitad, por el lado del local, estuvieron en los zapatos de Isson, que inexplicablemente intentó un taco en la misma área chica cuando solo tenía que empujarla al fondo de la red. En tanto, el Tricolor tuvo la apertura del marcador en Magallanes, pero su disparo cayó mansito en las manos del uno y Santana, no pudo conectar un centro desde la derecha y el balón cruzo mansamente todo el arco.

En el complemento, el Tricolor salió a esperar a su rival y salir de contra con Santana y Maldonado pero la última línea local no se adelantó en el terreno de juego y no se producían los espacios para desequilibrar. De espaldas al arco, los puntos aguantaban el balón para fabricar infracciones cerca de la portería de Alegre.

Social ST, abuso del pelotazo y nunca marcó la diferencia del hombre de más. Su amnesia futbolística lo volcó al hombre contra hombre dejando de lado abrir el campo de juego para aprovechar los espacios que se producen cuando hay diferencia numérica. Su mejor jugador en ataque, Mole, desperdició un gol insólito ante Rinaldi, que le sirvió la pelota cuando tenía el arco a su merced.

Ya en tiempo recuperado, Santana recibió el balón en el borde del área y de vaselina dejó en ridículo a su marcador que lo volteó cuando iba a enfrentar al portero. González, de buen arbitraje, no cobró la pena máxima y expulsó a Pérez.

Maldonado, se paró a un metro del balón y por sobre la humanidad de la barrera, le dio un pase a la red. Golazo del 7 bravo que mostró su mejor cara desde que viste la casaca del equipo más ganador del fútbol local. Y festejo agónico. Fiesta Tricolor.

Los dos minutos restantes, fue un desconcierto para el local, que tuvo 70´minutos con ventaja deportiva y que no la supo aprovechar. Como tampoco, la posibilidad de reivindicarse con su gente con un triunfo con el clásico rival.

El Tricolor, con el pitazo final, se desahogó en el círculo central formando un puñado de hombres que respondieron a las circunstancias porque el partido lo "tenía" que ganar y lo ganó... La fiesta es de papá

sangretricolor.blogspot.com
Fotos: José Iubiza

No hay comentarios: