miércoles, 20 de junio de 2007

“Siempre salí a ganar en cualquier cancha” Rubén Velázquez

El Técnico más ganador de la historia Tricolor, se desnuda en ideas y revela su paso por el club de manera meticulosa y no deja nada al azar. Rubén Velázquez, hombre temperamental y ganador, sostiene que su mayor virtud es la confianza que se le debe brindar a sus dirigidos para que éstos le respondan dentro del campo de juego. Y claro, se siente orgulloso de ser el más exitoso de la joven institución. En esta parte de su reportaje, abarcaremos la primera etapa en el club, que va desde 1994 a 1996.

¿Cuándo llegó al Tricolor?
Llegué gracias a Daniel Niggli porque el me vino a buscar. Llegó a mi negocio como a las cinco de la tarde y me ofreció dirigir la cuarta del CADU, un club que conocía de nombre pero a muy poca gente que trabajaba allí. Y le dije que si. A la hora vino Pérez y me ofreció dirigir a Social ST y le comenté que ya me había comprometido con Defensores Unidos. Por eso le doy las gracias a Daniel Niggli por venir una hora antes. Y si no, por ahí, estaría en el Social ST, o tal vez duraba dos días porque en la forma que se manejan ellos no
hubiese durado mucho porque lo hacen muy mal dirigencialmente.

¿Cómo fue tu primera experiencia en la primera del CADU en 1994?
No nos fue tan mal en Dolores, hicimos partidos buenos y teníamos jugadores interesantes como Banquero, Vega, Moreno y Baíz. Eran muy jóvenes y por ahí perdíamos por ese motivo.

¿Los clásicos los perdían todos?
Sí, me acuerdo que cuando volvíamos al vestuario algunos lloraban y otros estaban ahí. Era un suplicio levantarle la moral porque nos ganaban con la camiseta. Pero siempre decían que estábamos haciendo las cosas bien y en cualquier momento se tenía que revertir la situación. Después el tiempo me dio la razón porque desde el ´97 a la fecha, perdimos 2 partidos ante Social ST.

¿En el Coca Cola 94 pusiste a los pibes?
Cuando Vallejos dejó el equipo muchos jugadores dejaron y ninguno vino a hablar conmigo para
saber si lo tenía en cuenta. Y hoy podría decir que me hicieron un favor por como se dieron las cosas después. Más que nada promoví a chicos de inferiores y me dio resultado.

¿Cuáles eran las expectativas para ese torneo?
Eran las mejores. Quería, por lo menos, dar batalla aunque no se pretendía el título por ser un grupo joven. Me acuerdo que jugamos una final con San Bernardo que tenía un
equipo experimentado con figuras como Lizardo y Nondedeu. Fue un buen comienzo, una buena experiencia sobre todo para los chicos porque ganar un campeonato, para ellos, era una gran satisfacción.

¿En 1995 regresaron a La Costa y perdieron una final con Mar Del Tuyú?
Sí, perdimos la final por falta de experiencia. Caímos 1 a 0 a pesar de jugar bien la final y, en realidad, durante todo el torneo. Ahí se empezó a formar un equipo como yo pretendía, que maneje bien el balón y saliese jugando de atrás para que la pelota le llegue limpia a los delanteros. Teníamos gente que defendía y trataba bien el balón, entonces si logramos un juego armonioso teníamos muchas chances de ganar.

¿Había una mezcla de jóvenes con experimentados?
Había una linda mezcla entre jóvenes, que aportaban velocidad, garra y frescura, y tipos experimentados que le ponían tranquilidad. Muchas veces se necesita a jugadores que tengan la pelota, manejen la pausa y los tiempos del juego. Y para eso teníamos a Banquero. Además el equipo estaba bien equilibrado y eso es muy difícil de conseguir.

¿Al próximo torneo se perdió la semifinal con Mar de Ajó?
Sí, pero a partir de ese año ya nos miraban de otro modo, con otros ojos. Creo que la gente que no creía mucho en nuestro trabajo comenzó a tener confianza. Igualmente nosotros seguimos trabajando en silencio y por suerte llegamos a grandes cosas. Esa semifinal la perdimos pero son cosas que ocurren en el fútbol, se puede ganar o perder. Pero el equipo ya se venía asomando para grandes cosas.

¿En 1996 se ganó el Coca Cola frente a Mar del Tuyú?
La final fue uno de los mejores partidos que jugó el CADU. Un fútbol de alto vuelo que era lo que quería porque había jugadores con buen manejo, buena pegada y de tocar mucho la pelota.

¿Fue importante la tarea de Javier Vidal en ese partido?
Lo borró al “japo” Beltrán que era la figura de Mar del Tuyú. Vidal era un perro de presa, pegajoso, molesto de arriba y de abajo y cuando le decía que marcara a alguien lo hacía muy bien.

¿Ese año llegó Diego Lemos?
Cuando se fue Ariel Huck llegó Lemos. El problema es que el CADU siempre tuvo un solo arquero y, por suerte, nunca se lesionaron. Recuerdo que a Lemos lo fui a buscar, él jugaba en San Martín, y desde ahí empezamos a armar un buen equipo.

¿En el Apertura se logró un torneo oficial?
Ganamos el oficial que era el torneo que todos queríamos ganar. Ese año se clasificó para una liguilla donde tuvimos que enfrentar a San Bernardo, Las toninas y General Conesa. La final, que fue espectacular, se jugó con Conesa en una cancha repleta y con dos goles de Juan Moreno ganamos 2 a 1. Lemos tuvo una gran actuación y sacó una pelota al ángulo, faltando muy poco, que era el empate y el título para Las Toninas. Creo que ese torneo fue el broche de oro.

¿Cuál fue el rival más difícil?
Creo que Deportivo Conesa. Pero también ganamos los dos clásicos que fueron muy importantes.

¿La definición de ese torneo fue muy confusa?
Hasta lo último no sabíamos si éramos campeones o no. Marcos Niggli era el único que estaba seguro que si lo éramos. Luego recibimos la confirmación y explotamos de felicidad. Todo fue confuso porque ganamos por diferencia de gol. Recuerdo que luego del pitazo final nos quedamos todos helados porque creíamos que teníamos que jugar un partido desempate con Las Toninas. Ese fue un gran torneo y la final fue el partido más difícil por todo lo que significaba. Teníamos que ganar si o si por dos goles y
el empate nos dejaba afuera del título. Jugamos con un poquito de presión extra que en realidad yo no lo tomaba así para no transmitírselo a los jugadores. Además, a mi no me importa si tengo que ganar por muchos goles, todos saben que salgo a ganar siempre y en todos lados, esa es mi postura.

¿El torneo clausura perdieron con Lavalle la final?
Lavalle tenía un buen equipo, eso hay que reconocerlo y no ser tan fanático. Creo que perdimos con un equipo que siempre le costo al CADU. Siempre fue un rival muy complicado en todo aspecto porque son duros e ir a jugar de visitante es tremendo. Además nosotros dimos ventaja porque no teníamos cancha propia.

¿Sos consiente que fuiste el segundo técnico en ganar un torneo oficial?
Si te dijera que si te mentiría. Oficialmente era el segundo torneo en la historia del CADU. Yo veía que los jugadores estaban entendiendo muy bien el trabajo que se venía haciendo. A base de sacrificio y trabajo se logran las cosas que venían asomando en años anteriores.

¿Los dirigentes siempre te respaldaron?
Totalmente. Creo que hay un conjunto en todo esto. Primero los dirigentes, el cuerpo técnico y los jugadores. Si no se logra un conjunto de todo eso no se logra todo lo que se ganó. Y el apoyo dirigencial fue muy importante, y los jugadores son vitales porque son ellos los que ganaron todo esto. Uno como técnico los fue formando.

¿Por qué dejaste en el 97?
Porque venía muy cansado. Habían pasado cuatro años que venía trabajando y necesitaba un descanso porque te lleva mucho tiempo. Además lo viví muy tensionado en la semana y el día del partido también. Hablé con los dirigentes para dejar un año en el cual contrataron a Abel Herrera para que deje una enseñanza.

¿Fue positivo su aporte?
Él tiene como 500 partidos en la Primera de Estudiantes de La Plata y se lo trajo para que transmita esa experiencia a los jugadores y también a nosotros. Para algunos dirigentes no colmó las expectativas. Pero soy consiente que yo también me he equivocado y los jugadores no me han dicho nada. Con el único que hablaba era con Gastón Niggli que a veces me plantea cosas que al grupo no le ha gustado. Como técnico de un equipo amateurs es necesario tener un poquito de feeling, no hay que ser tan estricto en ciertas cosas. El jugador del CADU juega, entrena, algunos trabajan o estudian y uno tiene que entender eso. Y si no lo haces comenzás a chocar con el grupo.

4 comentarios:

Darío dijo...

Me puse muy contento al leer esta entrevista porque la gente del CADU parece que se olvido todo lo que dio este tecnico y sus jugadores al club. Hoy tenemos un rejuntado que da asco y no le llega ni a los talones a los equipos de velazquez pero hay que agradecerle a fernandez y arguelles, que hicieron todo lo posible para que sea asi. Chau.

Gonzalo dijo...

Cabezón, una fiera. Un técnico de la ostia, un ganador sin dudas, gracias por las alegrías que nos regalastes dentro de una cancha y la confianza que me brindas a diario. Saludos.

Gaston Niggli dijo...

che Dario me pareceque que tus comentarios son demasiado desacertados a los jugarores y los tecnicos, no se los debe putear, sino por el contrario hay que alentar.
fijate una cosa el futbol es subjetivo a full, lo que para uno es un buen jugador para otro es un desastre, el CADU viene de un BIcampeonato. saludos

Anónimo dijo...

que dario sos? me parece q te encanta hablar , pero vas a la cancha salame? porq no te conoce nadie y seguramente sos de esos boludos q solamente pueden hablar , aguante cadu y gracias jugadores cuerpo tecnico y dirigentes por la clace de club que somos